PARA UN GRAN MAESTRO

PARA UN GRAN MAESTRO

Nadie puede negar el efecto que sobre los hombres produce la música. Los propios sonidos
de la Naturaleza influyen en el estado anímico, acariciando y llenando de sosiego y pocas
veces, enardeciendo los humores y cargando el espíritu de inquietud por la belleza.
La música es para el mundo, endulza las costumbres, consuela al hombre en la aflicción. Es
hija del cielo. Es el más bello y glorioso don de Dios. Es una disciplina; es una educadora;
hace a las personas más dulces, más amables, más morales, más razonables».
“Bajo un pentagrama de esfuerzo, dedicación y disciplina, se presenta a continuación la
orquesta musical de nuestro Colegio…”
Tantas veces escuchamos este relato en ceremonias y licenciaturas, que combinaba las
palabras para presentar a nuestra orquesta a cargo del Profesor Bernardo Ilaja Calizaya… él,
siempre impecable, serio y respetuoso, asomaba como el gran maestro que fue, con una
sonrisa siempre dispuesta que -en cierta forma- desdibujaba la tensión propia de un director
de orquesta que espera que todo salga (suene) perfecto y que sus dirigidos estuvieran a la
altura de las circunstancias. Y siempre fue así.
La orquesta a su cargo siempre tocó en cotas altísimas, donde se unen el cielo y la tierra,
donde los ángeles y los dioses podían escuchar diversas melodías del patrimonio musical
universal… y junto con ellas, también su creación y obra inédita que rescata los sonidos y la
cultura patrimonial y vital del desierto que lo han habitado por miles de años… Su creación
nació desde lo más profundo de su alma, de un hombre bueno, sensible, y su brillante
composición ha sido interpretada por diversas generaciones de músicos-estudiantes
relevando un hito más en la historia de nuestra institución.
Fue en una fría noche del 13 mayo del año 2003 cuando la primera orquesta musical de
proyección sinfónica hizo su debut tras un periodo relativamente breve de conformación y
preparación… 12 estudiantes – músicos le dieron vida. Esa noche cobró vida iluminada,
desde el cielo, por nuestra estrella de siempre.

La emoción y el orgullo de esa noche de estudiantes, padres, profesores y profesoras e
invitados especiales no pudieron ser contenidos por orilla alguna, y las lágrimas espontáneas
de muchos le otorgaron pleno sentido a las palabras de los párrafos introductorios de este
mensaje.
Cuan épica fue la vida de este gran maestro, formador de cientos de generaciones, y fundador
de una de las pocas orquestas escolares de nuestro país que han funcionado
ininterrumpidamente desde sus creación, distinguiéndose por ello y siendo reconocida por
altas autoridades de la Fundación de Orquestas Juveniles (FOJI) de nuestro país …cuanto
talento y dedicación para enseñar los diversos instrumentos desde un simple violín pasando
violas, bajos, contrabajos, violonchelos, flautas, trompetas, saxofones, oboes, trombones,
tubas, timbales, platillos, cornos, además de las quenas, bombos y charangos.
Querido Bernardo, tu recuerdo estará por siempre en los corazones de todos aquellos y
aquellas estudiantes que convertiste en músicos; de todos aquellos padres y apoderados que
admiraron y agradecen hasta hoy tu aporte en la formación musical y humana de sus hijos e
hijas; de todos tus compañeros y compañeras de misión que guardaremos un respetuoso y
fraterno recuerdo tuyo.
Y tal vez, cuando tengamos la oportunidad de estar en el patio del Colegio y agucemos el
oído en el espacio silencioso, misteriosamente escucharemos el eco de los instrumentos y de
los que ya partieron… Y nos hablarán, y, quizás, cada vez que queramos, podremos volver a
reencontrarnos en una dimensión sin tiempo y sin espacio.
Hasta siempre querido profesor, gran maestro

Colegio Humberstone

Comments (6)

  • Adriana Muñoz Rivera Reply

    Gran maestro , entregaste a nuestros hijos tu bello arte. Fuimos apoderados en el mismo curso y tuvimos la oportunidad de trabajar juntos en actos para nuestros hijos. Vuela alto Bernardo y entrega tu música al cielo 🙏

    noviembre 18, 2021 at 12:25 pm
  • Judith Zavala Reply

    Me sobrecoge su partida, me llega al Alma esta emoción de saber que un profesor de altura, de convicciones, de entrega total a sus estudiantes, capaz de hacer magia traspasando sus conocimientos convicciones disciplina cariño y amor por la música a los niños haciendo de ellos grandes exponentes y amantes de la música, creando ambientes sublimes y armónicos entre quienes le ven le oyen y comparten junto a él un abrazo unas palabras un fuerte apretón de manos.
    Adiós hermoso hombre, adiós profesor gracias Totales por enseñarle el amor por la música a mi Catita.
    Buen viaje Grerrero

    noviembre 18, 2021 at 12:32 pm
  • Mariana Mejías Reply

    Mis condolencias por ésta gran pérdida.

    noviembre 18, 2021 at 12:46 pm
  • Karla Yáñez H Reply

    Adiós gran maestro. Gracias por enseñarle a mi hija a amar la música, así como a toda la gente de nuestra ciudad que pasó por sus aulas. Es una pena tener que despedirlo, pero será usted una melodía que quienes le conocimos, no olvidaremos. Consuelo para su familia, en especial para Anita y Bernardo.
    Que descanse en paz.

    noviembre 18, 2021 at 12:47 pm
  • Mauro Chamorro Reply

    Mi más sentido pésame por esta irreparable pérdida.
    Adiós querido profesor maestro de música me enseñaste a afinar mis cuerdas y leer música cuando hacías clases en el Don Bosco hace ya mas de 30 años.
    MCH.

    noviembre 18, 2021 at 12:54 pm
  • Juanita Barreda Céspedes Reply

    Adiós gran maestro de maestros , paz en el consuelo y luz en el entendimiento , para tu amada Anita , hijos , familia , colegas , ex estudiantes de éste y todos los pertenecientes a la Corporación municipal.

    noviembre 19, 2021 at 1:07 am

Responder a Juanita Barreda Céspedes Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *